Páginas

octubre 04, 2010

Hace 20 Años

Una mujer se despierta durante la noche y descubre que su esposo no está en la cama. Baja las escaleras en busca de su marido, lo encuentra sentado en la cocina, con una taza de café en la mano.

El parece ensimismado en sus pensamientos, mientras fija su mirada en la pared. Ella observa que le cae una lágrima de un ojo, mientras bebe un sorbo de café

- Que te sucede, querido?, le susurra, mientras entra a la cocina, por que estas aquí a estas horas de la noche,

El marido deposita la taza de café sobre la mesa, la mira y le pregunta en un tono solemne:

-Recuerdas 20 años atrás, cuando nos comprometimos, que tu sólo tenias 16 años?

- Si lo recuerdo como si fuera ahora.
El marido hace una pausa. No le vienen las palabras fácilmente - ¿Recuerdas cuando tu padre nos pilló haciendo el amor en el asiento trasero de mi coche?

- Sí, me acuerdo, dice la esposa, dejándose caer en una silla a su lado

El marido prosigue:
- ¿Recuerdas cuando me apuntó a la cara con la escopeta y me dijo: te casas con mi hija, o te envío a la cárcel por 20 años?

-También me acuerdo de eso, le contesta ella, con voz suave....

El marido se seca las lágrimas de la mejilla y dice:

- ¡¡¡Hoy hubiese salido libre...!!!

Epístola a los Poetas que vendrán - Manuel Scorza

Epístola a los Poetas que vendrán

Tal vez mañana los poetas pregunten
por qué no celebramos la gracia de las muchachas;
quizá mañana los poetas pregunten
por qué nuestros poemas
eran largas avenidas por donde venía la ardiente cólera.

Yo respondo: por todas partes se oía llanto,
por todas partes nos cercaba un muro de olas negras.
Iba a ser la poesía
una solitaria columna de rocio?

Tenía que ser un relampago perpetuo.

Yo os digo:
mientras alguien padezca,
la rosa no podrá ser bella;
mientras alguien mire el pan con envidia,
el trigo no podra dormir;
mientras los mendigos lloren de frio en la noche,
mi corazón no sonreirá.

Matad la tristeza, poetas.
Matemos a la tristeza con un palo.
Hay cosas mas altas
que llorar el amor de tardes perdidas:
el rumor de un pueblo que despierta,
eso es mas bello que el rocío.
El metal resplandeciente de su cólera,
eso es mas bello que la luna.
Un hombre verdaderamente libre,
eso es mas bello que el diamante.

Porque el hombre ha despertado,
y el fuego ha huido de su carcel de ceniza
para quemar el mundo donde estuvo la tristeza.
Manuel Scorza Torre, poeta peurano (1928-1983)